Lunes - 10.Diciembre.2018

Las bolsas para todo y para todos

No se puede imaginar la vida que llevamos en la sociedad de hoy en día sin el plástico. El número de productos fabricados a partir del plástico es inimaginable. El plástico juega un papel importantísimo en la forma en que nuestra cultura ejecuta sus funciones y cubre sus necesidades básicas. Sin el plástico sería imposible el correcto tratamiento químico, coger un avión, o incluso se complicaría la tarea de preparar café.

Las bolsas de plástico en específico, suelen estar comunmente relacionadas con la industria alimentaria. Se utilizan diariamente bolsas para envasar al vacío, bolsas para transportar productos congelados o refrigerados del supermercado al hogar, bolsas para productos frescos como frutas y verduras, o pescados y carnes. Incluso, bolsas para envolver productos preparados en bandeja.

No todo son en formato bolsa tradicional, también existen bolsas en formato guante para coger con las manos productos frescos como fruta y verdura. Estos son los mismos guantes que se ofrecen en gasolineras para evitar el contacto del gasolina con la piel.
Además de gasolineras, hay otro tipo de sectores, como pueden ser, centrales industriales, nucleares, diversas fabricas, laboratorios químicos, etc, que necesitan bolsas en su día a día. No obstante, se requiere que estas tengan unas características específicas. Las bolsas, tienen la misma función de recoger, guardar o transportar pero en muchos casos lo hacen con residuos peligrosos, tóxicos o contaminantes que requieren ser tratados con bolsas de una mayor resistencia al impacto, y una específica impermeabilidad o tolerancia a la temperatura, entre otras características.

Lo mismo ocurre en el sector sanitario, las bolsas que contienen instrumentos o herramientas esterilizadas son unas bolsas con unos cierres de unas características muy especiales. Y por supuesto son materiales funcionales en ámbitos tan complejos como pueden ser los departamentos quirúrgicos de un hospital.

Volviendo a la vida cotidiana, existen bolsas en los quioscos, para revistas. En correos, para mensajería y embalajes, con burbujas o de grandes tamaños. Están las bolsas para calentar los tintes del pelo en la peluquería, o simplemente las bolsas para las chuches de los niños, y no tan niños. Hasta bolsas para recoger los excrementos de las mascotas.
Bolsas en formato gorro de ducha, para el vino, para el pan, para take away. Existen más tipos de bolsas de lo que la sociedad se imagina y son más necesarias de lo que se es consciente. Hay bolsas de plástico para todo, y para todos.