Martes - 16.Octubre.2018

Fabricante de bolsas de plástico: Extrusión, impresión y corte

Como fabricantes de bolsas de plástico desde hace más de 25 años, queremos contaros el proceso  de producción de las bolsas, láminas o envases de plástico que usan nuestros clientes.

Basicamente los pasos son tres:

1. EXTRUSIÓN para darle forma al plástico.

La materia prima necesaria para del proceso está compuesta por pequeños gránulos de polietileno, denominados químicamente polímeros.

Los polímeros surgen de la polimeración (proceso químico) del etileno.

La extrusión de polímeros es un proceso industrial mecánico, en donde se realiza una acción de moldeado del plástico, que por flujo continuo con presión y empuje, se lo hace pasar por un molde encargado de darle la forma globo. 

El polímero fundido (o en estado visco-elástico) es forzado a pasar a través de un dado también llamado cabezal, por medio del empuje generado por la acción giratoria de un husillo (tornillo de Arquímedes) que gira concéntricamente en una cámara a temperaturas controladas llamada cañón, con una separación milimétrica entre ambos elementos. El material polimérico es alimentado por medio de una tolva en un extremo de la máquina y debido a la acción de empuje se funde, fluye y mezcla en el cañón y se obtiene por el otro lado el globo.
Este globo, se va enfriando progresivamente y mientras vuelve a una temperatura normal y estable se va recogiendo en forma de bobina. De esta forma se van conformando las características particulares de cada bobina: galga, tamaño, etc.

2.    IMPRESIÓN de bobinas de plástico.

En el proceso de impresión, las bobinas con el material procedente de extrusión, se introducen en un extremo de las rotativas flexográficas y se hace pasar la película de polietileno por unos rodillos y tinteros hasta que llegan al otro extremo con la tinta seca, donde se vuelve a recoger en forma de bobina.

Este proceso puede parecer muy sencillo en un principio, pero es uno de los más complicados en la fabricación de bolsas de plástico o láminas impresas. Una ligera variación en las proporciones de las tintas, en la velocidad o en el tiempo de secado puede provocar que la impresión deseada sea totalmente distinta a la resultante.

De la misma forma, los clichés con el diseño a imprimir , adheridos a los rodillos,  han de estar perfectamente sincronizados para que el dibujo y/o el texto no salgan descuadrados en la impresión final.

El proceso se termina en esta etapa para algunos productos de la línea de producción. En estos casos, las bobinas se pesan, se embalan correctamente para protegerlas de golpes y polvo en el transporte y se preparan para ser entregadas a los clientes.

Que generalmente las utilizan para el envasado automático de cualquier producto.

El resto de los productos pasan directamente al corte.

3.    CORTE para dar la forma a los diferentes tipos de bolsa de plástico.

Una vez que las bobinas impresas o no impresas llegan a corte, lo primero que se hace es programar la cortadora con los parámetros necesarios para darle la forma que se desee, bien sea una bolsa camiseta, tipo mercado o una simple lámina. Se ajustan el ancho del producto, el alto, las medidas del fuelle (sí procede), la altura y ancho de las asas (sí procede), etc.

Posteriormente, se procede a dividir el film o película de polietileno de forma transversal, mediante una cuchilla y unos cabezales que cortan y, en el caso de bolsas de plástico, sueldan la base y la cabeza de las mismas.

La misma cortadora va formando paquetes de X bolsas o láminas (según clientes) y una vez completado cada paquete, si procede, se le extrae una parte de plástico a la bolsa dando forma el asa (troquelada) o a las asas (camiseta). Los paquetes de bolsas o láminas son depositados sobre una cinta transportadora que los acerca a un operario. Éste las introduce en fundas y las ensaca en el correspondiente embalaje.

Los sacos con las bolsas o láminas son paletizados y pasan al almacén para ser posteriormente enviados a los clientes.