PRODUCTOS

INDUSTRIA

PACKAGING FLEXIBLE

Lámina

Tubo/Semitubo

Film para envasado automático

BOLSAS CON BLOCK

Bolsa/Sacos industriales

Funda de caja

Bolsas easy open

BOLSAS EN ROLLO PRECORTE

Bolsas/Sacos industriales

Funda de caja

Fundas cubre palet

Bolsas para residuos

Bolsa con autocierre cinta

Funda cubre asientos

Lámina

BOLSAS INDIVIDUALES

Fundas cubre palet

Doy pack

Guardarropa

Bolsa con eurocolgador

Bolsa con solapa adhesiva

Sobre con asa troquel y solapa adhesiva

Sobres Courier para mensajería

Bolsas para residuos

Funda de caja

Delantal

COMERCIO

Bolsas asa troquel

Bolsas asa lazo

Bolsas asa camiseta

Bolsas asa cordón

Bolsas asa rígida

Bolsas de papel

No tenía en casa «aire mágico» del hombre bueno, cierto. Pero había llegado a la conclusión de que, el aire está en todos los lados del mundo mundial. O al menos, eso le dijo su padre cuando le preguntó esa mañana mientras desayunaban.
– el aire está en todos los lados- le dijo- Si no puedes tener «el aire mágico» para hacer que tu bolsa vuele, ¡pues enseña a volar a su bolsa!-

-¿Pero cómo hago eso papá? Yo no soy campanilla que va por ahi repartiendo polvos mágicos para que las cosas vuelen – le dijo el niño a su padre.

– También decías que tú no aprenderías a montar en bici, y mira… Escuchame con atención hijo: es cuestión de forma y velocidad. Conseguirás que tu bolsa vuele, ya lo verás.- le contestó el padre mientras le guiñaba un ojo con cariño.

El padre sabía que su niño se daría cuenta de que estaba hablando de una cometa y estaba en lo cierto. A los pocos días, y después de muchos, muchos intentos, su niño, vino, y de repente se había convertido en un hombre.

– Papá- le dijo muy serio dirigiendose a su padre-Lo tengo. ¡Lo que necesito es convertir mi bolsa en una cometa!

Cuando cumplió 24 ya tenía una tienda de cometas famosa en toda la localidad y los pueblos de alrededor. Consiguió sacar a su familia de la dura pobreza en la que se habían hundido.

Por supuesto, esa bolsa se convirtió en el disfraz de fantasma para la actuación del cole. Más adelante, llegó a ser una máscara para una fiesta de disfraces.(Con la que ganó el premio y se libró de pagar la cerveza). También se convirtió en unas rosas para su madre cada cumpleaños. Después se hizo marca-páginas de los libros de su padre. Finalmente fue el primer corazón que metió en el bolso de su chica, y, como no, llego a ser el anillo de compromiso.
Transcurrieron los años y ¡Oh sorpresa! Su mujer le regaló una bolsa de plástico igualita a la que él recibió aquella Navidad.
Cuatro años después ,se oían por la casa los saltos de un niño metido dentro de LA BOLSA DE PLÁSTICO.

Share This