Martes - 16.Octubre.2018

Para algunas localidades subdesarrolladas, las bolsas no son basura, son dinero.

Para algunas localidades subdesarrolladas, las bolsas no son basura, son dinero.

El pasado día 17 de Mayo fue el día Mundial del reciclaje. Solo hay un día al año para recordarlo oficialmente, no obstante hay muchas personas trabajando los 365 por esta causa.

Existen luchas por el reciclaje individuales. El primer caso es un artista (nos centraremos en la nueva tendencía artística a partir de bolsas de plástico en otro post). Su intención es ser eco-friendly por partida doble. Hablamos de Tone Holmen. Este noruego exhibió en el Zoo de Londres un par de Osos Polares creados a partir de madera usada y bolsas de plastico recicladas. Adulto y cachorro estuvieron presentes en la exposición de escultura llamada "Love London Recycled". El fin era concienciar sobre la prevención del animal en las zonas árticas del planeta, al miso tiempo que el reciclaje.

http://www.recycledsculptureshow.co.uk/Site/WWT.html

Por otro lado, existen luchas comunitarias. Cada vez son más las localidades que encuentran en las bolsas de plástico una forma de sustentación, además de apoyar la sostenibilidad del ecosistema que les rodea. Gracias a la labor de las organizaciones, para los habitantes de estas zonas, las bolsas de plástico no son basura, son dinero.
Es el caso de Accra, Ghana. Este área cuenta con un proyecto de desarollo sostenible y reciclaje de plasticos llamado Trashy Bags.

La iniciativa se basa en recoger, limpiar, y transformar el plastico en modernos y útiles accesorios, bolsos y otros productos para su posterior comercialización. Esta labor, llevada a cabo por 60 trabajadores locales, ha supuesto la recogida de veinte millones de elementos reciclables desde el 2007.

Existe otro proyecto en Chamcar Bei, Camboya. Esto es gracias a la llegada en 2008 de la ONG británica Funky Junk. Compra cada mes unos 160 kilos del bolsas de plástico. Estas se manipulan y se tejen para crear accesorios, bolsos, etc. Para ello ha sido necesario crear un pequeño taller donde se emplea a las "costureras del plástico".
El fin último de ambos proyectos es la limpieza y reciclaje de estas localidades. No obstante para que estos proyectos sean sostenibles, se necesita sacar un beneficio económico. Para ello, Trashy Bags cuenta con un soporte digital donde vender sus productos. La oferta es muy amplia.
http://www.trashybags.org/products.htm

Estos dos proyectos tienen fines comúnes: Demostrar que materiales plásticos pueden ser útiles después de haber sido usados. Fometar la educación por medio del trabajo y la responsabilidad. Concienciar de los peligros de la contaminación y motivar para acabar con ella. Crear puestos de trabajo remunerados. Dar ayudas y herramientas para la correcta recogida y manipulación de la basura. Conseguir calles limpias, y entornos salubres. Atraer turismo. Luchar por la calidad de vida de las próximas generaciones.