Miércoles - 26.Septiembre.2018

Bolsas Doypack para envasar

Las bolsas Doypack fueron inventadas en el año  1.962, marcando un antes y un después en el concepto de los envases flexibles. No obstante no fue sino hasta la década de los 80 que estos envases  realmente ganaron popularidad, la cual ha ido creciendo hasta llegar al punto en el que actualmente es una de los productos de embalaje más utilizados en el mercado.

Las bolsas Doypack son bolsas de materiales flexibles y 100 % reciclables . Su composición variará en función del producto a envasar, ya sea sector alimentario, cosmética, textil….y en el caso de alimentos permiten que el  producto  conserve, durante meses, sus propiedades.

Una de las características más notables de estas bolsas es el diseño de su estructura. Disponen de un fuelle inferior que permite que la bolsa Doypack se mantenga de pié en los lineales de los supermercados, o en los expositores de las farmacias y tiendas en general.


En las bolsas Doypack podemos envasar  prácticamente cualquier tipo de producto. En sus inicios se utilizaba principalmente para productos alimentarios, pero cada vez más sectores optan por este tipo de envase, así por ejemplo podemos ver una camiseta textil envasada en una bolsa Doypack.


Las ventajas son claras, ya que al reducir el peso y el volumen del packaging, si  comparamos la bolsa Doypack con un  frasco de cristal, una  lata metálicas o una caja de cartón, los costes de transporte se verán notablemente reducidos por su bajo volumen y peso,  de la misma manera el coste de almacenaje será menor . De igual forma es una manera de envasar mucho más responsable con el medio ambiente, reduciendo su huella de carbono al referirnos al transporte de las mismas.


Adicionalmente sirven como una gran estrategia de marketing,  permiten al consumidor poderse llevar el producto a casa sin necesidad de utilizar una bolsa adicional y pasearlo por la calle en el caso de bolsa Doypack con asas. Las bolsas Doypack se pueden imprimir a todo color en Flexografia o en Hueco de manera que  adquieran una gran vistosidad haciéndo mucho más atractivos los productos a envasar. De igual forma se pueden incluir de manera opcional sistemas de apertura como por ejemplo el cierre ZIP, para que el consumidor pueda dar un uso discontinuo con total comodidad.